San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1298 - (3ª Época)

De esto y aquello

dic. 17, 2017 12:30

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Día que pasa día que se consolida más la casta.  Y por lo que se columbra, la casta estaría más tranquila, si se dejan tranquilos a quienes han delinquido; quizá porque nos puede tocar mañana. Hoy por vosotros. Mañana por nosotros. Eso si, mientras tanto y para las graderías, machacar, para que enciendan sus conciencias  con el famoso latiguillo de dejar actuar a la Justicia de forma independiente, que es lo más dependiente que cotiza en plaza. Decirlo por todo lo alto, un poco porque somos democráticos y otro poco o mucho porque mientras tanto mareamos la perdiz. Total, lo que ahora diga el personal no importa hasta dentro de dos años. Y a otra cosa, con la ex presidenta en funciones, estamos mejor. ¡Arriba barba viejo! O sea, como en Cataluña, sana, sana, colita de rana, si no sana hoy sanará mañana. Y todo esto explica que  el bali y los balis, anden a su aire.

     Él y sus amigos de más arriba y de al lado o laderos, deberían salir públicamente, sin vergüenza, a agradecerle al señor presidente; algo que a este paso no creo lo hagan muchos de quienes lo votaron. Que así están las cosas. Se está terminando el romance. Y tanto jugarse para esto. Al cabo, en última instancia, lo que les importa de verdad a los actuales politiquillos es el precio a invertir en una senaduría o una diputación; total, se paga con el dinero amasado con el trabajo de los otros.  Menos mal que al doblar la esquina me tope con una resiliencia, muy bien vestida y con tacones, que en los últimos tiempos han comenzado a mostrar cara y andan por cualquier sitio, incluso en los arrabales. Sobre todo después del éxito del empoderamiento y de la cantidad enorme de mentiras al uso, con el uso de la postverdad. Una catarata de post que enhebran  los cultillos, que el mundo ha comenzado con ellos. Ahora estamos en el postbullicio. 

     Es todo tan extraño que el señor presidente de golpe y como si nada, tira el vocablo “extraordinario”, en la famosa convención del otro día, cuando dijo y les dijo a los extranjeros, que lo que se ha hecho hasta ahora, es extraordinario. Hombre, se han hecho algunas cosas, no muchas, aunque cambia el contorno de los enfrentamientos y vituperios. También muchos kilómetros de carreteras. Y empresas caídas que terminamos levantando todos. Al igual que la obra que sembró De Vido por municipios afines, incluido este, con su mejor discípulo y amigo a la cabeza. Que nunca terminaron obra, y ha concluido en el tiempo extraordinario que ha dicho el señor presidente. O sea, que lo hemos pagados tres o cuatro veces.

     También se puede contar el dinero que en vez de ir a los jubilados van por esas cosas que tiene la vida a aquellos que no dejan vivir y que salen, empedernidos, a obstaculizar. Mucho dinero, para que quienes no gustan de trabajar dejen libre la calle; y la verdad, que tampoco hay trabajo que muchos elegirían. Bien pero usar la palabra extraordinario es mucho decir, dado que no es ni excepcional ni maravilloso a pesar de que el solo hecho de que los kirchneristas no te hinquen el diente  puede ser extraño y asombroso; también puede ser extravagante porque los nombrados andan como el nuestro blanqueaditos y en las legislaturas; porque,  qué puede haber de extraordinario, si el bali es legislador y va a legislar. En comisión o por omisión.

     Y tampoco es extraordinario, porque todavía no se han hecho ninguna de las cosas por las cuales se les votó, que pasaban no tanto por las carreteras, que también,  sino en las circunvoluciones de las conciencias. Se les dio la presidencia hace dos años, a lo que siguió una caída estrepitosa y con miedo. Se les dedicó un cacerolazo, que casi lo prohíben, al punto de frenarlo y nunca lo entendieron, pero bueno, ya que estaba y salía positivo, pues adelante, que un respaldo viene  bien. Siguió a ello un descenso no muy   pronunciado, pero no les bastaba el apoyo por toneladas  de las gentes, a las que nunca entendieron; de manera que en un absurdo malabar  sacaron de paseo a la señora ex presidenta, para que por arte de magia al andar mostrara la cojera, para decirlo de alguna manera.

     Y con ese espectáculo, la gente les arropó, marcando el  paso, en las paso; que no se lo esperaban. Tampoco se esperaban, que la señora terminaría  comiéndose la provincia semanas después. Y otra vez  y van dos años, a esperar que se decidan a purificar el aire, cada vez más irrespirable. Como si hubiéramos votado para esperar. Y lo estupefaciente y sin sentido y poco extraordinario. Olvidan estos gobernantes que buena parte de los votos, en las tres ocasiones, han llegado de parte de los mayores que son quienes quieren salvar la nación, para ellos y para sus hijos. En consecuencia, me parece no se les puede tomar el pelo. Ninguno, con la limosna actual, puede pagarse el geriátrico más barato.

     Hace  años que los jóvenes políticos y sobre todo los inútiles y vacíos o de poco calado, se aprovechan de los jubilados; al Anses o al Pami han llegado y llegan los acomodados por miles, mostrencos  la mayoría, pero cobrando, y los más empoderados que no sé si es acorde la palabra, a robar derecho viejo, que por aquí había uno que a unos si y a otros no, y por supuesto premiado al municipio. O sea, no sigamos discurseando por un lado y poniendo los huevos por otro, como don tero.  En vez de desparramar dinero entre los indeseables  para que no joroben, es  preferible dárselo a los jubilados; que nunca joden. En consecuencia no sean jodidos con ellos. Que un enorme porcentaje de los votos han llegado a las urnas, porque ellos, los viejos, han pensado en sus descendencias. Algo en lo que no piensa la mayoría de los políticos, que  son de vuelo corto. De gallinácea. El jueves mostraron el orillo en la gresca muy bien montada.

 

Andar +

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00